CÁNCER DE PROSTATA

La próstata es una glándula ubicada en el aparato reproductor masculino, alrededor del cuello vesical y parte de la uretra, por delante del recto. Cuando esta glándula se agranda, presiona sobre la vejiga y la uretra impidiendo la salida normal de la orina.

El cáncer de próstata es la forma más común de cáncer en los hombres y la segunda causa de muerte después del cáncer de pulmón.

Es una patología que afecta a más de 1,2 millones de personas en el mundo.

Aproximadamente el 70% de todos los casos de cáncer de próstata diagnosticados ocurrieron en hombres a partir de los 65 años de edad. En los últimos 20 años, la tasa de supervivencia del cáncer de próstata ha aumentado de 67 a 97%.

Se origina cuando las células de la próstata comienzan a crecer sin control. Este tumor suele crecer muy lentamente, por lo que a menudo no presenta síntomas tempranos. En etapas avanzadas, los síntomas más frecuentes son: aumento en la frecuencia al orinar, flujo urinario débil, urgencia al orinar (aunque estos síntomas también pueden presentarse en enfermedades benignas de la próstata), sangrado en la orina y dolor pélvico o lumbar.

El desarrollo del CP varía en las personas. Por eso ante la aparición de cualquier síntoma se recomienda consultar al médico.

SEÑALES DE ALERTA

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata

El diagnóstico del cáncer de próstata es efectuado por un médico especialista (urólogo). Se realiza una evaluación física mediante tacto rectal, así como la medición de valores en sangre denominada Antígeno Prostático Específico (APE).

La edad y los antecedentes familiares de primera línea (padre, hermanos, tíos paternos) son los principales factores de riesgo de esta enfermedad. Es recomendable que la población masculina, mayor de 40 años de edad, acuda a efectuarse controles médicos preventivos y regulares de la próstata. El diagnóstico precoz del cáncer de próstata permitirá que el tratamiento de esta enfermedad sea menos invasivo.

En lo concerniente al tratamiento se destacan los siguientes procedimientos médicos. Dependerá del grado de la lesión en cada paciente:

  • Intervención quirúrgica para la extracción de la próstata (prostatectomía abierta).
  • Radioterapia.
  • Crioterapia.
  • Terapia hormonal.
  • Quimioterapia.
  • Inmunoterapia.
  • Seguimiento de los niveles de antígeno prostático específico (PSA), mediante análisis de laboratorio.

¿Cómo prevenir el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es curable si se diagnostica a tiempo. Para ello es de vital importancia que la población masculina acuda a efectuarse chequeos prostáticos preventivos y regulares.

Es recomendable adoptar hábitos de vida más saludables. Mencionamos algunos de ellos:

  • Evitar el consumo de alcohol, cigarrillos y otras sustancias nocivas.
  • Hacer ejercicio regularmente para desechar toxinas, así como para prevenir la obesidad y el sobrepeso.
  • Cuidar la alimentación, incrementando el consumo de proteínas, verduras, frutas y vegetales. Disminuir el consumo de harinas, carnes rojas, sal y azúcares.
  • Evitar el abuso de consumo de medicamentos y fármacos, sin prescripción médica.
  • Mantener una actividad sexual frecuente y saludable. De acuerdo a estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud, disminuye en un 47% la probabilidad de cáncer de próstata.

Comparte información sobre este interesante tema en las redes sociales, utilizando los hashtags #diamundialcancerprostata #DiaMundialCáncerPróstata #prostatecancer.