¿PORQUE ES LA MEJOR LECHE?

Por sus propiedades, cualidades y su disponibilidad, se considera a la leche materna el mejor alimento para el bebé desde su nacimiento.

Provee de proteínas, minerales, defensas frente a enfermedades, nutrientes; todos ellos en cantidades adecuadas a las necesidades del organismo del bebe.
Protege al bebé de enfermedades al aumentar sus defensas.
Es económica 100%
Esta siempre disponible, y no requiere ningún tipo de preparación especial.
Permite que se establezca un vinculo muy especial entre la mama y el bebé, en una de las formas más intensas de brindar amor.

¿COMO PREPARARSE?

Durante el embarazo, y con la colaboración del obstetra, la mama debe preparar sus pechos para favorecer una buena lactancia: masajes sobre la glándula mamaria y ejercicios especiales; que se realizan sobre los pezones para que tengan una forma óptima y él bebé pueda prenderse y succionar con facilidad.
En cuanto a la leche, durante todo el embarazo diferentes hormonas actúan sobre las mamas estimulando su producción.

¿COMO ALIMENTAR AL BEBÈ?

Cuando le bebé nazca póngalo lo antes posible al pecho y varias veces, aunque su leche todavía no baje. Eso le enseña a chupar al bebé y a usted le hará tener mas leche.
Cuando le dé de mamar, mire a su bebé a los ojos. Esto estimula la salida de la leche. Lo ideal es amamantar hasta que empiecen a salir los dientitos (alrededor de los 8 meses). Si usted no puede amamantarlo hasta ese periodo hágalo durante el mayor tiempo posible.
El bebé debe estar semisentado y la panza de la mama en contacto con el bebé.
La boca vacía la teta en 10 minutos aproximadamente, por lo tanto, cada mamada de cada pecho debería durar entre 10 y 15 minutos.
Es importante recordar comenzar la mamada siguiente por el ultimo pecho que tomó el bebé, ya que es el que menos vacío esta.
LO MAS IMPORTANTE: tanto la mama como su hijo deben estar cómodos y tranquilos, logrando que los momentos de alimentación sean muy placenteros para ambos.
Si usted trabaja, aproveche las leyes que la apoyan para que usted pueda dar de mamar, y hágalas cumplir.

ALGUNOS CONSEJOS

La mamá debe tomar mucho líquido, incluso durante el amamantamiento (desde ya van a sentir mucha sed), estos líquidos pueden ser agua mineral o leche, queso, yogurt.
El tiempo óptimo de alimentación a pecho es de alrededor 9 meses (aunque no es para nada condicionante, dar mas o menos no tiene ninguna implicancia negativa para el bebé).

LACTANCIA ARTIFICIAL

Existen casos en los que a la alimentación a pecho no puede realizarse o debe interrumpirse:

Enfermedades de la mamá
Enfermedades del bebé
Poca producción de leche
Frente a estas situaciones se pueden tomar dos medidas: complementar o suplementar.
Complemento:
Cuando, por ejemplo, la cantidad de leche producida por la mama es escasa y hay que complementar la alimentación con un biberón después de cada mamada o de algunas mamadas.
Suplemento:
Reemplazo definitivo de la leche materna por una mamadera, por ejemplo, por alguna enfermedad de la mamá.

DIFERENTES LECHES

Hoy contamos con las denominadas leches maternizadas y leches medicamentosas.
Maternizadas:
Si bien nunca son el 100% iguales a la leche materna, las maternizadas tienen características muy similares a ella y muy buena aceptación y tolerancia por parte del bebé.
Medicamentosas:
Respecto a las medicamentosas, están reservadas para aquellos benes que por alguna elección deben recibir alimentación con carteristas especiales (ej. Leche para bebés con reflujo)

UNA DURA TAREA

Alimentarse es un trabajo muy cansador para el bebé (sobre todo si es recién nacidos)
El gasto energético que realiza es muy grande, por ello es común que:
Transpire
Respire más “fuerte”
Se duerma
Durante esta succión el bebé traga bastante aire, que debe ser eliminado, por ello hay que realizar el “provechito”, después que el bebé terminó cada teta o bien el biberón.

ALIMENTAR A UN HIJO ES UNA DE LAS FORMAS MAS LINDAS DE VINCULARNOS CON ELLOS, PORQUE LE BRINDAMOS AMOR Y CUIDADO AL MISMO TIEMPO. CONSULTE A SU MEDICO.